06/12/2018 La Nación - Nota - Sup. Comercio Exterior - Pag. 6

Cumbre del G-20: una vidriera auspiciosa para el país
Nieves Guerrero Lozano

Ver para creer. Clave en este caso para la Argentina, tratándose de la mirada de mandatarios y múltiples mujeres y hombres con poder de decisión en el enmarañado concierto global, que pusieron en estos días no solo los ojos, sino también los pies en la ciudad de Buenos Aires. Y terminaron celebrando acuerdos que intentan ser beneficiosos para todas las partes. Una auspiciosa manera de ir cerrando el año, con la expectativa de aumentar las exportaciones locales y contar con ayuda financiera para concretar obras.
Así concebida por locales y visitantes, el país anfitrión de la última Cumbre del Grupo de los 20 bajó el telón con aplausos generalizados y con la consigna de "seguir trabajando" y de continuar "buscando formas de profundizar el comercio", como lo expresó el presidente Mauricio Macri.
"Hemos firmado cosas muy valiosas. (El yacimiento petrolífero) Vaca Muerta generará 500.000 puestos de trabajo el año que viene, aunque necesitamos un tren para llevar herramientas y materiales para desarrollarlo. Por ejemplo, con (Donald) Trump acordamos que OPIC (la financiera estadounidense Overseas Private Investment Corporation) va a financiar autopistas; nuevos inversores en Vaca Muerta; con Xi Jinping acordamos el acceso de la cereza argentina en China y eso va a generar más de 100.000 puestos de trabajo. También acordamos modernizar el ferrocarril San Martín y luego el Belgrano Cargas", resumió en el cierre el jefe del Estado.
En tanto, el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, evaluó que el G-20 fue "un éxito para los argentinos" y, entre otras muchas razones, destacó el hecho de que "los principales líderes mundiales" incluyeran en la declaración final "los tres ejes que la Argentina había puesto como prioridad: futuro del trabajo, infraestructura para el desarrollo y futuro alimentario sostenible".
La previa
¿Cómo se preparó la Argentina para arribar a este acontecimiento neurálgico? "En estos tres años se lograron muchísimas cosas para contribuir con el clima de negocios y atraer inversiones, para poner en valor un potencial que el país ya tiene en materia de recursos naturales y capital humano. Planteamos reglas de juego claras y reconstruimos el sistema de estadísticas públicas; restablecimos la transparencia y la institucionalidad, rompimos el aislamiento internacional, volvimos al mercado de capitales y recuperamos la confianza del mundo", sintetizó Juan Pablo Tripodi, titular de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (Aaici).
El funcionario ofreció un informe a la prensa internacional acreditada para el G-20, sobre las posibilidades de inversión que ofrece el país, a partir del "proceso de transformación hacia una economía más moderna, dinámica e integrada al mundo, con reformas estructurales proinversión", y detalló: "En la Agencia identificamos más de US$300.000 millones en oportunidades de inversión en sectores de nicho en diferentes actividades productivas: telecomunicaciones, energías renovables, foresto-industria, turismo, automotriz, software o biotecnología, entre muchas otras".
Acuerdos por docena
La firma de 37 acuerdos entre China y la Argentina, sobre temas como comercio electrónico, política, economía y finanzas, energía, transporte, infraestructura, ciencia, tecnología, agricultura, sanidad animal y vegetal, ambiente, educación y cultura, avalaron en esta cumbre el "amor, la paz y la solidaridad recíproca que une a nuestros pueblos", en palabras del presidente Xi Jinping, volcadas en un documento que dio a conocer días antes del G-20, en el cual destacó cuáles son las claves para el desarrollo mutuo entre ambas naciones.
Para Diego Guelar, embajador argentino en China, los flamantes acuerdos significan que "todos los reclamos de apertura que teníamos se cierran", y que la exportación de algunos de los productos abarcados en estas últimas negociaciones tendrán un incremento relevante. Advirtió que aún "sin estos nuevos protocolos (de exportación) en carne enfriada y carne con hueso ya el 25 por ciento de exportaciones de carne argentina va a China" y, partiendo de ese dato, aventuró que el porcentaje podría elevarse a "un 65 o 70 por ciento el año que viene".
Además de los acuerdos, en la declaración conjunta entre China y la Argentina, difundida por la cancillería nacional, se distinguen algunos asuntos que apuntan a fomentar el desarrollo comercial, como la coincidencia en valorar "el papel que juega la Comisión Binacional Permanente y el Mecanismo de Diálogo Estratégico para la Cooperación y la Coordinación Económica (Decce) en la coordinación y promoción de la cooperación bilateral".
En ese documento, la Argentina y China consideran que el Plan de Acción Conjunta (2019-2023) refrendado entre ambos gobiernos durante esta reciente visita "constituye un programa de acción que guiará el intercambio y la cooperación bilateral en todas las áreas para el próximo lustro". Lo mismo con la Asociación Estratégica Integral entre ambos países, extensible a la relación con la Iniciativa de la Franja y la Ruta, sobre la que coincidieron en "promover acciones conjuntas para la cooperación de empresas de ambos países en mercados de terceros Estados, en proyectos relacionados".
China y la Argentina -sostiene la declaración- harán esfuerzos "para promover el crecimiento equilibrado del comercio bilateral y para ello reforzarán su cooperación en materia de inspección de calidad y cuarentena, y ampliarán su cooperación en comercio electrónico y facilitación del comercio".
Avances alentadores
Otro convenio que para el gobierno nacional fue sobresaliente es el suscripto con Japón sobre Promoción y Protección Recíproca de Inversiones, el cual se inscribe en los llamados "acuerdos de tercera generación", en cuanto recoge la experiencia internacional y nacional en materia de inversiones. "El resultado es un instrumento moderno y equilibrado que otorga mayor seguridad jurídica y previsibilidad tanto a los Estados como a los inversores", destacaron desde la cancillería argentina.
El organismo precisó que el país nipón, al que la Argentina traspasó el mando del G-20 para 2019, "es uno de los principales emisores de inversión extranjera directa (IED), con un stock de 1,5 billones de dólares en todo el mundo, de los que apenas 500 millones de dólares se localizan en la Argentina", y que este acuerdo apunta a "mejorar esa situación y coincide con el creciente interés de los industriales japoneses por nuestro país".
Como ejemplo de esa disposición, desde la dependencia que conduce Faurie mencionaron "recientes anuncios en el sector automotor", que remiten a los planes de la marca japonesa Toyota para incrementar la participación de vehículos híbridos y eléctricos en la Argentina.
No menos significativa fue la reunión del presidente Macri con el primer ministro de la India, Narendra Modi, quienes acordaron aumentar el intercambio comercial y avanzar en la posibilidad de que la Argentina exporte litio a ese mercado, interesado en desarrollar autos eléctricos de batería.
Las negociaciones con Rusia también resultaron fructíferas para el desarrollo del comercio bilateral, en especial en materia ferroviaria, portuaria y de energía nuclear, producto de una relación "positiva y alentadora", de acuerdo con las expresiones del canciller Faurie, tras la reunión mantenida durante el G-20 entre Macri y el presidente Vladimir Putin.
Faurie resaltó que ambos mandatarios dialogaron sobre las inversiones rusas en materia ferroviaria en los talleres de reparación Mechita, ubicados en la localidad bonaerense homónima del partido de Bragado, restaurado por la empresa rusa Transmashholding (TMH) a través de su filial argentina, con un aporte inicial de tres millones de dólares.
Agregó que también se abordó el interés ruso por presentarse a la licitación de una línea ferroviaria que facilitará la salida de la producción de Vaca Muerta, y un proyecto que analiza el gobierno de Putin para concretar un plan conjunto entre YPF y la empresa estatal de gas rusa Gazprom, destinado a encarar extracciones en la ciudad de General Fernández Oro, situada sobre el margen norte del Río Negro, en la provincia homónima.
Nuevas inversiones
En el marco de la cumbre, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, anunció la firma de convenios por 800 millones de dólares con la OPIC para financiar obras de energía y de infraestructura vial y el acuerdo con una empresa china para iniciar obras en la ruta nacional 5, que une Buenos Aires y La Pampa. Reveló además otra inversión por más de 1000 millones de dólares, también con una firma china, destinada al aggiornamiento del ferrocarril San Martín y celebró que, a partir de los nuevos contratos de participación público-privada (PPP), se concrete por "primera vez que a un país, en su primera licitación, le vengan ofertas del extranjero".
Días antes de la cumbre, tuvo lugar en la cancillería argentina la ceremonia de firma de Cartas de Intención, por parte de la OPIC, que tienen como objetivo brindar financiamiento a diversos proyectos de inversión en la Argentina. Esos acuerdos, suscriptos por Ray Washburne, presidente de la organización, y el canciller Faurie, totalizan 813 millones de dólares y se prevé que movilizarán más de 3000 millones en sectores como infraestructura, energías renovables y logísticas.
Durante ese acto, celebrado en el Palacio San Martín, Faurie manifestó el "interés del país, muy especialmente en la participación y el financiamiento en los proyectos de PPP" y apuntó que "después de 2010 solo tuvimos 10 millones de inversiones de parte de OPIC y hoy vamos a tener 250 millones en una sola de las Cartas de Intención. Y no solo eso: habrá muchas otras oportunidades y tenemos mucho trabajo" por delante.
De acuerdo con la información difundida por la Cancillería, las Cartas de Intención son un primer acuerdo preliminar para llevar adelante obras en distintas provincias, como un corredor vial entre Buenos Aires y Mendoza; un parque eólico Cañadón León en Santa Cruz: obras de energía solar en Chubut; otras para un gasoducto Vaca Muerta-San Nicolás; y para la ampliación de parques logísticos en el Gran Buenos Aires, entre otros. La financiera realizará evaluaciones técnicas previas al financiamiento.
Diálogo y cambios
Cooperación y consenso fueron los términos que resonaron en todas las exposiciones durante una cumbre destinada a reacomodar la economía y las finanzas globales. Pero como no hay rosas sin espinas, de la veintena de líderes mundiales que participaron en Buenos Aires florecieron algunos acuerdos relevantes: hubo una coincidencia generalizada sobre la necesidad de mejorar el funcionamiento de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y también algunas expectativas frustradas para la Argentina.
Entre los convenios que llegaron a buen puerto, adquirió especial relevancia el que apunta a reemplazar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), concretado entre los Estados Unidos, Canadá y México, que deberá ser ratificado por los respectivos parlamentos y que fue calificado como "el más moderno y equilibrado acuerdo comercial de la historia", por el presidente Trump, al considerarlo como un triunfo de su postura proteccionista en esa materia.
Impulsado por el mandatario norteamericano, se acordó que al menos el 75 por ciento de las partes de los automóviles deberá ser fabricado en Norteamérica, mientras que el Nafta contemplaba hasta un 62,5. También trascendió que propone ofrecer un mayor acceso del mercado canadiense a los productos lácteos estadounidenses, e incluye nuevas provisiones sobre comercio digital y propiedad intelectual.
Igualmente "exitosa" fue considerada la reunión bilateral entre los Estados Unidos y China, por sus propios mandatarios, que mantienen una contienda comercial dura con impacto global. Si bien no hubo anuncios oficiales, pudo conocerse la voluntad del presidente Trump de no imponer nuevos aranceles a los productos chinos y que el gigante asiático dejaría de restringir la compra de productos agrícolas y energéticos estadounidenses.
Dentro de las expectativas locales quedó para más adelante el ingreso del país a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) como miembro pleno (trabado por la entrada de otras naciones que deben ingresar al mismo tiempo) y continuó en compás de espera la concreción de un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, al que analistas argentinos sitúan como "el más longevo de la historia".
"Es hora de ver nuevas alternativas y de ser creativos en el nuevo orden mundial", opinó Félix Peña, especialista en Comercio Internacional, en los días previos a la cumbre, durante un encuentro de académicos que coincidieron en aventurar que finalmente el acuerdo Mercosur-UE "no se firmará", como señalaron la investigadora del Conicet Luciana Ghiotto y el economista Carlos Bianco.
No obstante, sostuvieron que "sí es importante la relación con la UE, particularmente porque hoy el sistema internacional prevé relaciones con todos, incluido China y los Estados Unidos", como señaló Peña, y evaluar estrategias dirigidas a "relacionarnos de manera que haya empresas europeas en el Mercosur".


Menciones: c2028se


#76838602   Modificada: 06/12/2018 08:05 Tirada: 121600
Difusión: 604692

Imprimir todas las imágenes de esta nota 

Zoom      Imprimir      Bajar este escaneado 

Zoom      Imprimir      Bajar este escaneado